Menú

Seguridad aérea

Empleados de Air France y la Asociación de Víctimas de Síndrome Aerotóxico solicitan su admisión como parte civil en la investigación de salud pública que se lleva a cabo en Francia

La Asociación de Víctimas de Síndrome Aerotóxico (AVSA) y los empleados de la aerolínea Air France solicitarán en la audiencia, que se celebrará el próximo 27 de septiembre en el Tribunal de Apelación de París, ser aceptados como parte civil en la investigación judicial que se está llevando a cabo por el departamento de Salud Pública de Francia.

De esta forma, empleados y asociación quieren sumarse a la demanda inicial (y actual investigación) que trata de esclarecer, según el comunicado de prensa lanzado por AVSA, los sucesos que fueron denunciados en 2016 por dos pilotos de la compañía easyJet, expuestos a sustancias contaminantes en la cabina del avión:

  • Lesiones involuntarias con resultado de incapacidad total para el trabajo superior a tres meses, hechos previstos y sancionados por los artículos 222-19, 222- 44, 222-46 del Código Penal francés.
  • Poner en peligro la vida de otras personas mediante una violación claramente deliberada del deber reglamentario de seguridad o prudencia, hechos anticipados y punibles por los artículos 223-1, 223-18, 223-20 del Código Penal de Francia.

En su comunicado, AVSA asegura que, en casi todos los aviones de pasajeros, el aire que se respira a bordo se extrae de los motores y que está contaminado, entre otras cosas, por el aceite utilizado para su lubricación. El aire contaminado llega a la cabina de aviones que no cuentan con dispositivos de filtración y se liberan en su interior organofosforados, aditivos tóxicos que se encuentran dentro de la mayoría de los aceites aeronáuticos empleados para el alto rendimiento de los motores de avión.

Esta exposición (crónica o aguda) puede provocar trastornos del sistema nervioso, central y periférico, existiendo la posibilidad de que se produzca una merma de las capacidades neurocognitivas de los propios pilotos y, por tanto, un impacto muy peligroso para en la seguridad aérea.**

Las consecuencias para la salud de estas exposiciones se agrupan bajo el término del “síndrome aerotóxico”.

¿En qué consiste el síndrome aerotóxico?

El síndrome aerotóxico es una entidad establecida con esta denominación en el año 2000 por Winder y Balouet* para describir un conjunto de síntomas, básicamente respiratorios y neurológicos, causados por la exposición a elementos potencialmente nocivos para la salud provenientes del aire que circula en las cabinas de los aviones.

El síndrome aerotóxico afecta a viajeros frecuentes y personal laboral y es posible que, determinadas condiciones como algunas enfermedades de base, embarazo o edad infantil, puedan significar un aumento de su riesgo.

Hasta la fecha, según AVSA, ni las aerolíneas ni los fabricantes han llevado a cabo mediciones de los posibles riesgos que corren la tripulación de vuelo y los pasajeros durante la operativa diaria. De la misma forma, aseguran en su comunicado que los tribunales franceses conocen este riesgo desde el año 2012, cuando el Tribunal de Casación reconoció que “existe riesgo de contaminación accidental grave por vaporización de sustancias químicas provenientes del aceite de motor, que los productos contenidos en este aceite son potencialmente neurotóxicos y que estos figuran en el Cuadro No. 34 de enfermedades profesionales desde 1975”.

*Balouet J, Hoffman H, Winder C. Aviation and Exposure to Toxic Chemicals. SAE Technical Paper Series. 1999.

** (INFO SHCURITH DGAC N° 2020/05 – ALERTA DE SEGURIDAD PARA OPERADORES OPERADORES “SAFO” FAA N°18003)