Menú search

Aviación

La aviación española se acoge al ERTE en masa

Las aerolíneas, que han visto seriamente mermada su actividad, han optado en su mayoría por utilizar la figura del ERTE por causa de fuerza mayor

La llegada del coronavirus a España repercutió desde el inicio en las programaciones de las compañías. Lo que paulatinamente fue un descenso de la actividad consecuencia de la suspensión progresiva de rutas y vuelos, llegó a, inicialmente máximos históricos con la declaración del Estado de Alarma, que ha reducido el tráfico aéreo a mínimos históricos.

La situación ha llevado a muchas aerolíneas a plantear medidas para reducir costes en estos meses de escasísima actividad. Air Europa fue la primera aerolínea de las que operan con base en nuestro país en reunir a sus sindicatos para anunciarles la aplicación de un ERTE, en previsión de la posible reducción de actividad.

En pocos días, la aplicación de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo se convirtió en la principal alternativa para las empresas, tanto dentro del sector aeronáutico, como en el resto de ámbitos. Así pues, la pasada semana, y tras decretar el Estado de Alarma, el Gobierno de España desarrolló en el RDL 8/2020 una flexibilización de los procesos de ERTE. De esta forma se permite la aplicación de los mismos por causa de fuerza mayor de forma más rápida.Una vez aprobadas estas modificaciones, la mayor parte de aerolíneas han utilizado el ERTE por fuerza mayor para minimizar sus costes y permitirse la supervivencia durante las próximas semanas.

Air Europa y Air Europa Express

Las aerolíneas del grupo Globalia fueron las primeras en ser convocadas para la apertura del proceso de ERTE ordinario. Sin embargo, la compañía se acogió a la fórmula del proceso por causa de fuerza mayor, una vez se presentó el Real Decreto Ley. Tanto Air Europa como Air Europa Express han presentado un ERTE suspensivo a la totalidad de su plantilla de pilotos, aunque la matriz ha anunciado que incorporará a pilotos en jornada reducida a medida que vaya recuperando la actividad tras la finalización del Estado de Alarma. Air Europa Express, por su parte, plantea alargar el ERTE suspensivo hasta finales de mayo. Queda por ver qué métodos usarán las aerolíneas para extender sus procedimientos más allá del Estado de Alarma, pues es para esta ocasión excepcional para la que se ha habilitado el ERTE por causa de fuerza mayor.

Iberia

Iberia ha presentado ante la Dirección General de Trabajo un ajuste temporal de empleo por fuerza mayor, que durará hasta el 30 de junio y afectará al 90 por ciento del colectivo de pilotos. Aunque la legislación laboral no le obligaba, la empresa ha optado por complementar la prestación de desempleo de todo el colectivo. Con esta medida, la suma de la prestación por el desempleo y el complemento de la compañía hace que los trabajadores que vean suspendidos temporalmente sus contratos cobren entre el 55 y el 100 por ciento de su retribución mensual equivalente, incluyendo conceptos fijos y variables. Sin duda, una compensación generosa que reconoce la implicación de todo el colectivo durante los últimos años, que ha contribuido poderosamente a la recuperación de la compañía.

Iberia Express

La filial de Iberia ya optó al comenzar la crisis por despedir a todos sus ‘contractors’. Una medida que los acontecimientos han hecho insuficiente, a juzgar por el ERTE que se llevará a cabo y que reducirá en un 90% las jornadas. La duración que la compañía plantea prolongaría la vigencia del mismo hasta finales de junio.

Vueling

Otra de las aerolíneas del grupo IAG que ha tomado medidas drásticas. Suspenderá los contratos de todo el personal de vuelo. Para ello, presentó la semana pasada un ERTE acogiéndose a causa de fuerza mayor, sobre el que la Autoridad Laboral deberá pronunciarse estos días. Se prevé que, una vez lo haga, Vueling retome la idea del ERTE objetivo por causas productivas, que se podría prolongar más en el tiempo.

Norwegian

La compañía noruega se encuentra en una comprometida situación financiera, aunque gracias a la ayuda gubernamental del país nórdico y a distintos acuerdos con entidades bancarias parece estabilizarse ligeramente. Sin embargo, Norwegian también ha iniciado el procedimiento de ERTE por causa de fuerza mayor que supondrá una suspensión de los contratos de todos pilotos, tanto de corto como de largo radio. Esta suspensión se extendería, en principio, hasta mediados de abril, aunque dependerá del progreso de la situación.

Air Nostrum

La compañía especializada en vuelos regionales y de corto radio ha visto sus operaciones seriamente trastocadas, y se ha acogido a un ERTE por fuerza mayor que ha supuesto la suspensión de contratos de todo su personal de vuelo. Una medida que ha tomado sin previa consulta con los representantes sindicales de Sepla, que denuncian la ilegalidad de suspender todos los contratos de los pilotos y forzarles al mismo tiempo a estar de guardia y atender el teléfono para necesidades productivas inmediatas.

La Sección Sindical de Sepla en Air Nostrum considera que, para solventar sus necesidades operacionales, Air Nostrum debería haberse acogido a las reducciones de jornada generalizadas, manteniendo al menos un 10 por ciento de la jornada laboral incluyendo imaginarias y francos, tal y como han hecho todas las otras empresas del sector.

Ryanair

Pese a que todavía no consta que se haya informado a la Autoridad Laboral, Ryanair planea también acogerse a un ERTE por causas de fuerza mayor. Este proceso repercutiría en la reducción de hasta el 75% de la jornada de sus trabajadores. La Sección Sindical de Sepla ha logrado que la aerolínea continúe remunerando con el 50% del salario base a los miembros del colectivo de pilotos, a excepción de las prestaciones por desempleo.

SAS

La duración del Expediente de Regulación Temporal de Empleo que ha propuesto la escandinava SAS acogiéndose a causas de fuerza mayor se extiende desde el 17 de marzo hasta que se extinga el Estado de Alarma. Este ERTE supone la suspensión de los contratos de todos sus pilotos en España.

Al margen de estas aerolíneas quedan otras como easyJet, que todavía está barajando sus opciones, puesto que podría plantear medidas de una mayor duración a la que pudiera tener el Estado de Alarma. Sepla está en negociaciones con la “low-cost” británica para minimizar el impacto de las posibles medidas. En una situación similar se encuentra Eurowings, que tiene sobre la mesa la opción del ERTE por fuerza mayor. Sin embargo, todavía no está clara la intención de la aerolínea austriaca. Plus Ultra, por su parte, llevará a cabo un ERTE suspensivo que afectará a la totalidad de su plantilla y que, en principio, se extendería hasta el próximo 15 de abril a la espera de la evolución de la situación.

Un mejor panorama existe para los pilotos de las aerolíneas dedicadas al transporte de mercancías. Este es el caso tanto de Cygnus Air, como de Swiftair. Las dos compañías continúan operando con relativa normalidad, al no haberse visto afectado el mercado de la carga aérea por las medidas impuestas por los distintos países. Pese a que existen ciertas trabas en la operativa derivados de la compleja situación que se atraviesa en Europa, estas aerolíneas no sufren descensos de actividad, por lo que no se acogerán a medidas que puedan afectar a sus pilotos.

Las secciones sindicales están trabajando intensamente para paliar el efecto que estas medidas puedan tener sobre los pilotos, por lo que se irá informando puntualmente a todos los pilotos afectados de las novedades en los procesos de negociación -siempre y cuando estos estén teniendo lugar-.