Noticias

17/05/2013
Visita a Malabo: Volando Voy... o vengo
Antonio fue el niño más fuerte que he visto y, por momentos, el más feliz. Este es mi pequeño homenaje. Descansa en paz, mi niño.

Mónica de la Sierra, TCP Iberia, colaboradora Fundación Sepla Ayuda. Antonio no había ido nunca al cine, cuando le llevé, hace unos años ya, flipó.

 

También aquí en España descubrió a Goku, le regalamos el álbum y cada vez que le llevábamos cromos al hospital los abría con ansia y hasta se cabreaba cuando le tocaban repetidos.
Antonio tenía 7 años y una ONG de aviación le trajo a España para intentar curarle de una enfermedad para la que no había medios en su país.

 

Cada vez que voy a Malabo me acuerdo de Antonio y más en estas fechas, pues se nos quedó pendiente ir al Gran Circo que montan siempre en Navidad.

 

Malabo es casi el único contacto que he tenido con África y nunca deja de sorprenderme. Hasta ahora, las veces que había ido había acompañado a un grupo de mojas a distintos pueblos del interior. La selva pura. Pueblos que no eran más que cuatro o cinco chabolas en mitad de la nada, dos de las cuales eran bares. Me sorprendió el grado de alcoholismo de los hombres, la fortaleza de las mujeres cargando fruta en la cabeza y, sobre todo, la mirada de los niños. Niños que juegan al fútbol con lo que encuentren, que te llevan de la mano para enseñarte el orgullo del pueblo, la iglesia, y que se vuelven locos de alegría cuando les haces una foto.

 

Hace unos días tuve la oportunidad de conocer la ciudad. También gracias a unas religiosas nos adentramos en la zona más pobre y conflictiva de Malabo, donde otra ONG también de aviación ha montado una escuela. Llevamos en nuestras maletas lo que podemos y absolutamente todo tiene algún uso.

 

Luego fuimos a un orfanato. Niños de todas las edades con las cabezas rapadas para evitar a los piojos, cuidando unos de otros, nos hicieron de guías y nos enseñaron su casa. Una niña saltaba a la comba con una cinta blanca de embalar cajas. Les repartimos bolsitas de frutos secos y parecía que les habíamos dado oro. De nuevo hicimos diez mil fotos para sus diez mil poses y creo que disfrutamos nosotros aún más que ellos.

 

Esta es otra parte de nuestro trabajo. Descubrir lugares, personas y culturas a las que probablemente nunca habríamos tenido acceso si viviésemos de otra cosa.

 

Por último vi a Natalia, la madre de Antonio. Ha tenido un bebé y le ha llamado como el piloto que intentó ayudar a su hijo. Antonio fue el niño más fuerte que he visto y, por momentos, el más feliz. Este es mi pequeño homenaje. Descansa en paz, mi niño.

Compartir en
Suscríbete por RSS
Descargar PDF
Tipo Título Fecha de subida
Visita a Malabo: Volando Voy... o vengo 17/05/2013
Volver

HEMEROTECA

VIDEO DESTACADO

12/12/2021 | Patrona 2021. Toda una vida volando
 
SEGURO DE PERDIDA DE LICENCIA
 
ÁREA PARA PERIODISTAS

Recibe las noticias de SEPLA

 
ACUERDOS

Disfruta de las ventajas de estar afiliado a SEPLA

 
ÚNETE A SEPLA

Juntos somos más fuertes

 
La VIA al empleo

Ofertas de trabajo en el extranjero

 
AVIADORAS

Un proyecto para darnos
voz

NEWSLETTER

Accede a nuestra última revista

Desprotegidos ante el ERTE