Noticias del resumen de prensa

11/10/2021
La comida de Pepe Hidalgo con Zapatero para hacer de paracaidista de Air Europa
El presidente de Globalia le pide a su buen amigo líder del PSOE que intermedie en su nombre ante Pedro Sánchez para salvar a la aerolínea de la quiebra

EL CONFIDENCIAL

Lunes 27 de septiembre. Los nervios se apoderan de los cielos españoles, por donde planean Air Europa e Iberia. La gran operación del sector aéreo nacional, la compra de la empresa de los Hidalgo por parte de la ahora filial de la hispano-británica International Airlines Group (IAG), amenaza con estrellarse ante las severas condiciones que está exigiendo la Comisión Europea para aprobar la integración. Unas sospechas que se exponen unos días antes, en un consejo de administración en el que la familia fundadora pone de manifiesto a los consejeros impuestos por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que el accidente es irremediable si no se actúa de inmediato. Los representantes del organismo público, unos técnicos que se ajustan al contrato por el que el Gobierno le dio hace ahora un año 475 millones de euros a la aerolínea, encajan las acaloradas palabras del Pepe Hidalgo, presidente de Air Europa y de Globalia, el mayor 'holding' turístico español. Un hombre hecho a sí mismo, trabajador incansable, que a sus 80 y pocos años quería repartir en metálico la herencia a sus tres hijos antes de que la segunda generación, con puntos de vista distintos sobre el negocio, pusiera en riesgo los 15.000 empleos de sus trabajadores. La desesperación es tal que Hidalgo padre, que ya había recibido otros 140 millones en forma de préstamos ICO, llama a José Luis Rodríguez Zapatero, el que fuera presidente del Gobierno entre 2004 y 2011, para pedirle ayuda. Para solicitarle que intermedie con Moncloa para salvar una situación en la que todos pierden. Los Hidalgo porque se quedan sin su activo más preciado; Iberia, porque pierde una oportunidad histórica de crear la gran aerolínea española; y el Gobierno, porque va a ver cómo tira por la ventana más de doce veces (615 millones) lo que le dio a Plus Ultra.


La compañía se ha quedado sin combustible por los últimos efectos del covid-19, que ha echado por tierra el ejercicio 2021 y las previsiones sobre las que el organismo dependiente del Ministerio de Hacienda calculó su cheque. El grupo aéreo, cuyos dueños acordaron su venta en 2019 a Iberia por 1.000 millones de euros, ahora vale cero. Ni los 500 millones que las dos partes renegociaron a principios de este año, ya con la pandemia haciendo estragos, a pagar o cobrar en cinco años, en 2026. Y cero, siendo optimistas, porque la empresa va a acabar el curso actual con un patrimonio negativo de más de 600 millones y una deuda real superior a los 800 millones. Ante esta coyuntura, Hidalgo llamó a Zapatero, gran amigo suyo, tanto por sus afinidades políticas como porque en 2008 hablaron mucho sobre comprar Iberia. Air Europa, ayudada por algún fondo de capital riesgo, intentó echarle el lazo a la antigua aerolínea de bandera nacional, que finalmente fue adquirida por British Airways. La familia estuvo muchas veces en Moncloa, pero no hubo forma de concretar esa acrobacia. De esa operación nació IAG, que ahora se quería comer la compañía de los Hidalgo, a un precio de derribo, que el Hidalgo padre no está dispuesto a aceptar bajo ninguna circunstancia. Incluida una pandemia histórica. Ese lunes 27 de septiembre, el presidente de Air Europa invita a comer al expresidente del Gobierno a su mansión de Puerta de Hierro. Almuerzo servido en la primera planta del refugio del patriarca de los Hidalgo, que incluye un casino para bolsillos generosos, un spa de película y un salón con recuerdos imborrables sobre la vida de un hombre que empezó de la nada y se ha codeado con mandatarios de todo el mundo, Iglesia incluida. Hidalgo le conmina a Zapatero, en presencia de alguna otra persona próxima a Globalia, a que le pida a Sánchez y a Iberia a que hagan lo que sea necesario para sacar la compañía de esta ruina. "Vamos a perder todos, empezando por el país", le viene a decir a Zapatero, al que le inquiere a que envíe el mensaje a Moncloa y a los que mandan ahora en

Rodríguez Zapatero sabe de aviones lo mismo que Antonio Miguel Carmona del sector eléctrico —lo justo—, pero tiene cierto sentido de Estado. No ha sido investido vicepresidente de Air Europa como si lo ha sido el locuaz tertuliano de Iberdrola, pero desde la discreción se ha comprometido a echar una mano a su amigo Hidalgo con la colaboración de José Blanco, su ministro de Fomento, ahora al frente de una consultora, Acento, desde la que ejerce tareas de 'lobby'. Hidalgo quiere que el PSOE, su partido, donde colocó a algún amigo como Cortés Elvira, al que después metió en su consejo, haga lo que haga falta, ya sea en Madrid o en Bruselas, por salvar su pacto con Iberia. Una operación cuyo futuro se va a ventilar en las tres próximas semanas, para bien o para mal. Zapatero ya se ha puesto a trabajar para que el aterrizaje no sea en ningún caso forzoso. El fichaje como virtual consejero delegado de Globalia de Pablo Ferre, la mano derecha de Rosauro Varo, el 'golden boy' de Pedro Sánchez, con asiento preferente en Prisa, Acciona y Telefónica, va en la misma dirección. Air Europa es ya una operación de Estado. Y del PSOE.

Compartir en
Suscríbete por RSS
Descargar PDF
Volver

NEWSLETTER

VIDEO DESTACADO

01/07/2021 | Mach82 Digital
 
SEGURO DE PERDIDA DE LICENCIA
 
ÁREA PARA PERIODISTAS

Recibe las noticias de SEPLA

 
ACUERDOS

Disfruta de las ventajas de estar afiliado a SEPLA

 
ÚNETE A SEPLA

Juntos somos más fuertes

 
La VIA al empleo

Ofertas de trabajo en el extranjero

 
AVIADORAS

Un proyecto para darnos
voz

Accede a nuestra última revista

Desprotegidos ante el ERTE