Menú search

About Sepla | Labour

Una sentencia para la conciliación

El asesoramiento y posterior reclamación judicial de Sepla resolvió el problema de Elisabeth Nogues, para quien era imposible conciliar su vida familiar con su trabajo como piloto de helicóptero

 

Elisabeth Nogues Barea es comandante de un helicóptero medicalizado. Lleva 17 años volando. Su profesión es exigente, pero le apasiona desde pequeña. Por eso aguantaba jornadas extenuantes de hasta 12 horas diarias, combinando turnos diurnos y nocturnos aleatoriamente.

Esta falta de concreción sobre su horario le impedía poder planificar debidamente su vida familiar. Con un hijo a cargo, la situación se volvió insostenible: “No teníamos una planificación, cada mes salía una programación y a veces se modificaba. Nunca era una secuencia de turnos igual. Cuando tienes un niño imposibilita no poder planificar. Siempre estás pendiente de qué turnos me van a poner en el trabajo para poder planificar”.

Por este motivo, Elisabeth solicitó a su empresa una concreción de su horario, pero obtuvo una negativa por respuesta. La compañía se escudaba en la esencia de la actividad que realizaba, vinculada directamente a las emergencias médicas. Elisabeth recalca que su intención no era reducir su horario, sino planificar con la debida antelación su trabajo para encontrar el equilibrio con su vida familiar. No quería renunciar a una parte de su vida.

En ese momento Elisabeth acudió a la asesoría jurídica de Sepla. En un primer momento, los abogados de Sepla intentaron llegar a un acuerdo con la empresa, pero no fue posible. Así que Sepla acudió a los tribunales, consiguiendo una sentencia que obligaba a la empresa a concretar el horario de trabajo sin reducir su jornada laboral.

La sentencia conseguida por la asesoría jurídica de Sepla es pionera, y abre la posibilidad de solicitar una concreción de horario para permitir la conciliación. En la empresa de Elisabeth, esta resolución es “un cambio, un antes y un después. Y otros compañeros han obtenido otra respuesta” cuando han solicitado una conciliación. Elisabeth está satisfecha, y agradece a la asesoría jurídica que le hayan devuelto “el equilibrio” entre su vida familiar y laboral.

En esta entrevista, nos lo cuenta ella misma