SEPLA News

26/07/2021
El difícil reto de la igualdad en el sector de helicópteros
• Entrevistamos a Laura Monclús Rincón, piloto de helicóptero, técnico inspectora en SENASA y directora de expansión de Ellas Vuelan Alto

Mach82 Nº210

 

Ha tocado todos los palos relacionados con su vocación. Piloto de helicópteros, supo ver la dificultad de compaginar su pasión con su voluntad de ser madre, una decisión que retrasó para tener tiempo de desarrollar su carrera profesional. Ya como madre, Laura Monclús Rincón, 47 años, consiguió compaginar, no sin dificultad, ambas facetas. Pero la epilepsia detectada a su hijo con tan sólo 19 meses le exigió replantearse los esquemas. Y se centró en buscar una vida más estable que la que proporcionan los trabajos aéreos, “un sector que nos obliga a trabajar parte del año lejos de nuestras familias”.

 

Ahora, lleva dos años en SENASA trabajando de inspectora de operaciones de helicópteros, una labor de apoyo a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. La administración pública le ha proporcionado una estabilidad laboral que hace más fácil combinar su maternidad con una carrera que no la ha alejado de sus amados helicópteros. Pero sí darse cuenta de lo lejos que está ese sector de facilitar la inserción laboral de las mujeres. De ahí, quizás, que decidiera embarcarse en el proyecto de Ellas Vuelan Alto, una plataforma impulsada desde AESA y en la que ella es Directora de Expansión. Desde EVA, trata de fomentar la visibilidad de las mujeres en los diferentes ámbitos del sector aeroespacial para animar a las mujeres a formar parte de él.

 

Has sido piloto de helicópteros en Eliance, HASA (actual PEAGASUS OFF SHORE) e INAER (actual BABCOCK MISSION CRITICAL SERVICES), donde has trabajado en extinción de incendios y en transporte sanitario. ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

 

Lo mejor de mi profesión es el carácter social de nuestras misiones. En España, el sector del helicóptero se desarrolla principalmente bajo contratos para la administración de servicios esenciales, como la extinción de incendios, el transporte sanitario, la búsqueda y rescate, etc.  Sentir que se hace una labor que repercute en proporcionar un servicio directo a la sociedad, es un privilegio.

 

Otra de las características principales de estas actividades es que solemos trabajar en equipo, tanto en la extinción de incendios donde se trabaja codo con codo con los bomberos forestales, como en el transporte sanitario donde el trabajo en equipo es fundamental para el éxito de la misión. He aprendido de todos los equipos con los que he tenido la fortuna de compartir la operación, tanto de los sanitarios como de los bomberos y, sin duda, es una suerte estar rodeada de personas que tienen tanto que aportar.

 

 

¿Qué te impulsó a hacerte piloto? ¿Por qué los helicópteros?

 

Me hice piloto porque admiraba el mundo de la aviación, y elegí el helicóptero por una casualidad. Siendo una niña tuve la oportunidad de hacer un viaje en avión que dejó huella en mí. Desde entonces, profeso una gran admiración por nuestro sector. En la cabina de pasajeros las mujeres que había eran las azafatas y pensé en ello como opción laboral. Cuando hice el comentario a mis padres, mi madre me preguntó “¿por qué azafata y no piloto?”. “¡Ostras! ¿Pero se puede?” Ni siquiera me lo había planteado. Ese fue el embrión. Cuando llegó el momento de elegir la carrera, con casi 18 años, hacerme piloto de avión por lo civil era complicado debido al coste económico, así que decidí estudiar ingeniería técnica aeronáutica y me trasladé a vivir a Madrid. Un fin de semana que iba a Tarragona a visitar a mi familia, casualmente, en el avión iba sentado a mi lado el director del aeroclub de Sabadell. Me vio tan emocionada e ilusionada con el sector, que me invitó a volar en helicóptero junto a su mujer y un amigo. Ese vuelo, sin lugar a duda, cambió mi vida. A partir de entonces, mi sueño sería llegar a ser piloto de helicóptero.

 

¿Qué cualidades crees que debe tener un buen piloto de trabajos aéreos?

 

Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos. Bueno, pues yo creo que un buen piloto de trabajos aéreos, y de cualquier otra actividad, debe tener sentido común. Por supuesto, es importante tener una buena formación y entrenamiento para poder aplicar ese sentido común.

 

También es muy importante la humildad, reconocer los límites de uno mismo y aprender de los errores, propios y ajenos. Y el buen liderazgo es algo que yo admiro en un piloto: generar confianza en el equipo, saber delegar y asumir las funciones, así como tener las ideas claras en los momentos clave.

 

 

¿Cuál presencia de mujeres hay en el mundo de los helicópteros? ¿Ha evolucionado en los últimos años?

 

 

Según los datos de qué dispongo, en España hay entorno al 2.5 – 3% de mujeres pilotos de helicóptero con licencia comercial. La presencia de mujeres piloto no ha sufrido una evolución significativa en los últimos 10 años. Lo más preocupante es que la pandemia tampoco está ayudando en este sentido.

 

¿Existen facilidades en este sector para que un hombre o una mujer puedan desarrollar una vida familiar sin renuncias?

 

Creo que las compañías cada vez son más conscientes de que es importante proporcionar una estabilidad a hombres y mujeres para desarrollar su vida familiar sin renuncias. No obstante, hay un arduo trabajo por hacer en este ámbito.

 

Venimos de un sector en el que, no hace tantos años, se trabajaba más de 40 días seguidos (e incluso campañas estivales enteras) en bases alejadas de los lugares de residencia habitual, y se tenía asumido que esa era la vida del piloto de helicóptero. Tenemos un sector fuertemente castigado por la temporalidad, lo que hace que en muchas ocasiones los pilotos tengan que trabajar, durante nuestros inviernos, en el hemisferio sur, lejos de sus familias. El grueso de los trabajos depende de contratos de la administración que son de tiempos limitados, susceptibles de ser ganados por otras compañías al finalizar estos, con la consecuente reubicación de las tripulaciones. Otro problema que suele complicar la conciliación familiar es que las programaciones son mensuales y cambiantes, en muchos casos, por lo que no hay capacidad de planificar las actividades básicas familiares.

 

Lo más complicado es que aún existe la idea, entre muchos de nuestros propios compañeros, de que así es el sector del helicóptero y de que ya teníamos conocimiento de ello cuando entramos en este mundo.  Sin embargo, y asumiendo que hay cosas que son intrínsecas al sector, creo que existen gran cantidad de medidas que podrían implementarse para mejorar la calidad de vida de los profesionales, lo que repercutiría en un mejor desempeño de sus funciones y una mayor implicación con las compañías para las que operan.

 

 

Tu carrera profesional en la aviación se ha desarrollado tanto “desde el terreno”, como piloto de helicópteros, como desde la Administración Pública, en SENASA para dar servicio a AESA. ¿Qué te impulsó, en un primer momento, a trabajar en cada uno de esos sectores?

 

 

Mi pasión es volar y mi sueño era ser piloto de helicóptero. Di prioridad a mi carrera de piloto -que de por sí comenzó tarde puesto que previamente terminé la carrera de ingeniería técnica aeronáutica- a mi otro sueño, que era ser mamá. Retrasé la maternidad hasta los cuarenta, y pude compaginar mi profesión de piloto y mi condición de mamá durante dos años, con la ayuda de mis padres, que venían con su autocaravana y se quedaban con el peque mientras yo estaba en la base correspondiente. Cuando Aldo cumplió 19 meses le diagnosticaron epilepsia.  Yo vivía en Piedralaves, cerca de las instalaciones principales de Hispánica de Aviación (actual Pegasus Offshore), y fui consciente de que tenía que mudarme a un lugar donde proporcionarle todos los medios que requiriese por su enfermedad. Así que entré a trabajar en TAF helicopters (actual Eliance) en Sabadell. El primer día de guardia en la base, tras dejar a Aldo en Tarragona con mis padres, lo ingresaron en el hospital. Ese día fui plenamente consciente de que compaginar el vuelo y las necesidades del peque iba a ser complicado.

 

Al poco, me mudé a Madrid en busca de un colegio adecuado a las características de Aldo, y más adelante, surgió la oportunidad de trabajar en SENASA. Y digo que es una oportunidad porque siento que sigo formando parte de mi querido sector del helicóptero, al estar rodeada de personas con un gran conocimiento y muy implicadas en la modernización y en el crecimiento sostenible y seguro de nuestro sector y al poder aportar mi visión como piloto y como miembro con cargo responsable de una compañía de helicópteros.

 

Podría decirse que, al haber desarrollado carrera en ambos sectores, tienes una amplia visión de cuáles son las ventajas y las desventajas de cada uno de ellos y de cómo se complementan.

 

¿Cuáles son las principales ventajas de trabajar en la Administración Pública? ¿Y desventajas?

 

 

La principal ventaja de trabajar en la Administración Pública es la amplia visión que se adquiere al estar en contacto con todas las operadoras del país. Otro valor muy importante es la participación en reuniones con EASA, de manera que se tiene un conocimiento directo de las tendencias de la norma y de las necesidades en otros países en comparación con el nuestro. Disfruto especialmente de las reuniones de trabajo con el sector, donde tenemos oportunidad de poner sobre la mesa las diferentes casuísticas, y aunque muchas veces existe discrepancia en los planteamientos, es muy satisfactorio llegar a consensos. La principal desventaja es la pérdida de experiencia real en la operación de vuelo, por lo que hay que hacer un esfuerzo extraordinario para tratar de estar actualizado y no perder la perspectiva real de la operación.

 

 

¿Hasta qué punto te ayuda, en el desempeño de tu labor profesional en la Administración Pública, conocer de primera mano las necesidades e inquietudes de los pilotos de helicópteros?

 

Mi formación de piloto y mi experiencia en diferentes operadores considero que es fundamental para poner sobre la mesa la realidad de los pilotos, para poder transmitir las prioridades y necesidades de estos y que se plasmen en los documentos aprobados, así como para la interpretación de la documentación con la que trabajamos. A veces es complicado, porque muchas directrices nos vienen impuestas desde la Unión Europea y tenemos poco margen de interpretación, pero es importante exponer nuestro punto de vista para que se tenga en cuenta. Siempre es más sencillo saber cuál es el objetivo que queremos obtener disponiendo de toda la información y nuestro objetivo es mejorar la seguridad, permitiendo la operación.

 

Comparemos datos sobre igualdad en ambos sectores. ¿En cuál de los dos sectores hay más presencia de mujeres y por qué?

 

 

La presencia de mujeres en el sector del operador de helicópteros, tanto de ingenieras como de pilotos es muy minoritario, también por ser un gran desconocido para la sociedad en general, por lo que hay menos mujeres interesadas. Adicionalmente, es un sector tradicionalmente masculino, y cuesta quitarnos esa huella.

 

¿Qué tipo de iniciativas se llevan a cabo en cada uno de ellos para fomentar la igualdad?

 

Cada vez más compañías desarrollan las redes de mujeres, en las que va aumentando la presencia masculina, lo cual es importantísimo para alcanzar el objetivo de igualdad. Sin nuestros compañeros será muy difícil alcanzarla. La mentorización por parte de profesionales experimentados es una iniciativa en auge. Planes de desarrollo profesional que dan opción a un crecimiento personal dentro de las compañías, lo que repercute en la fidelización de los empleados, hombres o mujeres, pero que fomentan la igualdad porque dan acceso a ambos a dichos planes.

 

¿Cuál crees tú que puede ser el principal impedimento para que la presencia femenina en ambos sectores sea mayor?

 

El principal impedimento es la falta de referentes en edades tempranas que fomenten vocaciones. También me parece importante que haya más mujeres que lleguen a los puestos de toma de decisiones estratégicas de compañía, lo que hará más natural la presencia de mujeres en estos. Aunque, a nivel particular, me sentiré muy satisfecha en el momento en el que haya mujeres en puestos técnicos de responsabilidad: responsable de operaciones vuelo, responsable de entrenamiento o responsable de seguridad. Es fundamental potenciar vocaciones, y para ello se ha de dar visibilidad a las que están. Y quizás, también es importante entender que esto no va de hombres o de mujeres, va de equipos, va de trabajo, va de mejorar las condiciones comunes, va de compartir y va de respetar, va de apoyarnos y de ayudarnos. Estoy convencida de que más presencia de mujeres mejorará el rendimiento de las compañías, enriquecerá los equipos y beneficiará al conjunto.

 

Por último, ¿crees que el sector de helicópteros está lo suficientemente protegido por parte de la Administración Pública?

 

 

Creo que tenemos que ser conscientes de que el sector del helicóptero viene de una precariedad absoluta. Mientras que el sector de los aviones tenía una norma adaptada a sus necesidades, el sector del helicóptero ha sido “la oveja negra de la familia”, disponiendo de unas normas muy atomizadas y dispersas, difíciles de manejar. La implementación de la norma europea y del real decreto de lucha contra incendios, búsqueda y salvamento, es de hace relativamente poco tiempo, ¡estamos hablando de 6 – 7 años! Si miramos con perspectiva, seremos conscientes de que tanto administración como operadores y pilotos, hemos hecho un cambio radical en nuestros procedimientos o formas de trabajar, así como en nuestros objetivos. ¿Eso significa que nos tenemos que conformar porque hemos evolucionado de forma muy favorable en poco tiempo? En absoluto. Eso significa que debemos seguir este ritmo y que tenemos que seguir exigiéndonos lo mejor a cada uno de nosotros y que cada uno en su ámbito ha de trabajar por la mejora en la seguridad, por adaptar la norma y por modernizar nuestro sector, aupándolo a lo más alto. Tengo el firme convencimiento de que sólo lo conseguiremos con el trabajo en común de todos los que formamos parte del sector.

 

Share
Subscribe by RSS
Back

HEMEROTECA

NEWSLETTER

FEATURED VIDEO

01/07/2021 | Mach82 Digital
 
LOSS OF LICENSE INSURANCE

 

 
PRESSROOM FOR JOURNALISTS

Receive news from SEPLA

 
AGREEMENTS

Enjoy the advantages of being a member of SEPLA 

 
JOIN SEPLA

Together we are stronger

 
Employment Offers

Jobs Abroad

 
AVIADORAS

Un proyecto para darnos voz

Read our latest magazine

Desprotegidos ante el ERTE