SEPLA Noticias

11/08/2017
España prohibirá que pilotos y controladores aéreos hablen en español
El Gobierno adoptará esta medida contraria a lo dicho en estudios de seguridad como el de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y contra la opinión de pilotos y controladores

Agustín Guzmán Rodríguez – Jefe Adjunto Departamento Técnico

Las comunicaciones de radiotelefonía aeronáuticas tienen un papel predominante en la aviación. A día de hoy, la mayoría de mensajes transmitidos entre el control de tránsito aéreo y los pilotos dependen de la transmisión de mensajes de voz mediante el uso de un lenguaje específico, también conocido como fraseología estándar, que intenta simplificar la transmisión de información para evitar confusiones y, por tanto, con el objetivo de minimizar el número de incidentes y accidentes relacionados con este asunto.

El problema surge cuando no se utiliza esta fraseología de manera estricta o en situaciones donde la fraseología estándar no es suficiente para atender a las necesidades de comunicación de pilotos y controladores. Para mitigar esta situación se ha implementado un requisito para pilotos y controladores para que éstos demuestren un mínimo nivel operacional que les permita lanzar un mensaje en lenguaje claro cuando sea necesario.

Siendo el inglés el idioma adoptado internacionalmente para comunicaciones de radiotelefonía en aviación cuando no se comparte una lengua común en una frecuencia entre piloto(s) y la estación de tierra, ha llevado a algunos reguladores y organizaciones a promover el uso único del inglés en todas las comunicaciones para incrementar la conciencia situacional y, por tanto, según entienden ellos, la seguridad de las operaciones

En la aviación moderna dependemos de procesos formales de gestión de riesgos para evaluar la seguridad de una medida o procedimiento específico con lo que desafiamos percepciones, optimizamos opciones y mitigamos impactos mediante un modelo que promueve la supervisión y reevaluación continua. A través de la evaluación de los datos pertinentes y la realización de análisis de riesgos sería posible alcanzar conclusiones más razonables a las planteadas inicialmente.

Muchos aspectos están involucrados en los procesos de comunicación y muchas amenazas han sido identificadas que requieren atención urgente ya que pueden tener un impacto significativo en la seguridad de las operaciones. El uso de fraseología no estándar, deficientes colaciones y escucha, algunas veces contaminadas con la expectativa de oír algo concreto y no el contenido del mensaje, se han definido frecuentemente como dos de los factores principales que afectan a las comunicaciones aéreas.

Es oportuno recordar que el propósito de cualquier comunicación (aeronáutica o no) es el de trasladar un mensaje, de la manera más eficiente posible, al receptor al que se requiere informar. En el caso de la aviación, el mantener una alta conciencia situacional es importante pero ésta no debería entrar en conflicto con el principio fundamental. Cuando se propone el uso único del inglés para todas las comunicaciones en radiotelefonía aeronáutica tenemos que advertir que las soluciones de talla única pueden impedir la comunicación efectiva y que, por tanto, el mensaje llegue de manera óptima al receptor.

Los problemas relacionados con el uso del idioma inglés se refieren principalmente a la falta de conocimiento del mismo y o al habla con un acento muy acentuado por parte de los no nativos y a la utilización de chascarrillos, jergas, exceso de palabras, construcciones de frases complicadas, acentos regionales, dialectos y una tendencia general a la no utilización de la fraseología estándar por parte del grupo que tienen el inglés como lengua nativa. En los últimos años se ha incidido enormemente en intentar mitigar los problemas del primer grupo pero no parece que se esté utilizando el mismo empuje a la hora de enfrentarse a los problemas que genera el segundo.

Cuando nos referimos específicamente al uso de más de un idioma en la frecuencia nos encontramos que esta situación tiene un muy bajo impacto en la seguridad, con una incidencia residual en incidentes reportados de acuerdo a los datos analizados a nivel europeo. Más aún, cuando estudiamos las recomendaciones de seguridad de accidentes e incidentes pasados, éstas indican la necesidad de realizar un estudio más profundo a la hora de recomendar el uso de un solo idioma o, en el peor de los casos, no son coherentes con el estudio del evento sujeto de estudio. Al fin y al cabo, los informes de accidentes e incidentes aéreos deben referir sus conclusiones a los eventos estudiados para evitar que éstos se vuelvan a producir y no utilizar sus recomendaciones como un cajón de sastre para intentar enumerar supuestas buenas prácticas que poco o nada tendrían que ver con el resultado final de dicho evento.

Hemos comprobado también que las iniciativas y estudios anteriores que se han venido utilizando para apoyar el uso de un solo idioma en aviación estaban basados en encuestas con muy baja participación de pilotos y controladores de áreas del mundo donde se utiliza más de un idioma en comunicaciones de radiotelefonía y que requerían en sus conclusiones de más estudio según el propio informe o, por otro lado, y debido a la falta de diversidad estadística, hace que el mismo no sea concluyente.

En España se realizó durante 2015 un estudio de factores humanos formado por un equipo multidisciplinar en el que se reunieron todos los actores relevantes (pilotos, controladores, administración y proveedores de servicio) que concluyó que no sólo hay situaciones en las que es posible utilizar el idioma local sino que podría aumentar el nivel de seguridad en situaciones donde no concurriera ningún tráfico esencial extranjero o en situaciones donde se necesitara recurrir a este idioma para aumentar la fluidez de las comunicaciones (por ejemplo, en casos de emergencia o urgencia).

Hay que reconocer también que las cuestiones cros-culturales juegan un papel muy importante en forma en la que distintas poblaciones buscan soluciones. Siendo la aviación una de las industrias globales más importantes (si no la que más) es más que recomendable, mediante un esfuerzo común, buscar las mejores soluciones que puedan integrar todas las sensibilidades respecto a este asunto tan específico y otros, seguramente con un impacto en la seguridad mucho mayor, que nos pudiéramos encontrar en nuestro camino en el futuro.

Por tanto, y como resultado final, el estudio realizado ha concluido que la utilización única del inglés en comunicaciones de radiotelefonía no es una aproximación válida para todos los escenarios posibles y hay que ser precavidos antes de promover una medida restrictiva de este tipo.

NOTA: Este artículo está basado en las conclusiones de un estudio realizado para analizar todos los factores que pueden influir a la hora de implementar el uso del idioma inglés obligatorio en todas las transmisiones de radiotelefonía aeronáutica y, específicamente, como reacción a la normativa SERA.14015 “Language to be used in air-ground communication” que promueve el uso de este idioma únicamente en aeropuertos con más de 50.000 movimientos IFR al año. Este estudio estará disponible en la página web de SEPLA para cualquiera que quiera acceder al análisis y estudiarlo en detalle.

Compartir en
Suscríbete por RSS
Descargar PDF
Tipo Título Fecha de subida
INFORME "El uso de un lenguaje común en las comunicaciones radiotelefónicas" 11/08/2017
Volver

HEMEROTECA

NEWSLETTER

VIDEO DESTACADO

05/07/2017 | Entrevista Shaesta Waiz (DREAM SOAR)
 
SEGURO DE PERDIDA DE LICENCIA
 
ÁREA PARA PERIODISTAS

Recibe las noticias de SEPLA

 
ACUERDOS

Disfruta de las ventajas de estar afiliado a SEPLA

 
ÚNETE A SEPLA

Juntos somos más fuertes

 
La VIA al empleo

Ofertas de trabajo en el extranjero

 
AVIADORAS

Un proyecto para darnos
voz

Accede a nuestra última revista

Aviadoras